Bienvenida

Bienvenid@s a este pequeño rincón cibernético

viernes, 7 de octubre de 2011

El Pico Loto

Hay obras en la calle y poco mas de las 8 de la mañana me despierta el ruido de la taladradora, me asomo a ver que día tenemos y tiene buena pinta, a pesar que el cielo no esta lo azul que acostumbra por estos lugares, hay cierta calima que lo deja de un azul blanquecino, pero ya que estamos y tengo el cuerpo jotero, desayuno y me largo a hacer alguna pateada por las alturas.
Sin tener muy claro donde ir, acabo en el pueblo de Horcadas y ya que.... me digo, hoy es un día tan bueno como otro para subir al Pico Loto.
Así que tomo la pista que sale desde el pueblo en dirección al Puerto de Horcadas, pregunto a un lugareño que me indica que por ahí voy bien y hay buena pista, sigo con el coche hasta que veo la entrada a la Hoz Oscura, ahí dejo el coche al lado de una caseta de captación de agua y continúo a pie hacia la hoz


La Hoz Oscura
 El corto desfiladero que es esta hoz, está de un verde exuberante, en contraste con el resto del terreno de la zona, que por falta de lluvia y la temperatura que hay, poco habitual para esta época, está mas bien agostado y amarillento. La humedad y la temperatura de este lugar hace que se note fresco así que me pongo el chaleco para no quedarme frio.

Hoz Oscura
 Una vez pasada la hoz llego al valle de Peña Lampa, ahí el señor sol se ha puesto en plan de lo mas canicular y aprieta con fuerza, encima hoy olvide la gorra en casa, con lo que el sudor me chorrea por la cara y eso no es lo peor, me entra en los ojos y como escuece el puñetero, por no llevar no llevo ni un pañuelo para anudarlo a la frente, creo que es el día que mas aprieta el sol, mas aún que en el mes de agosto.
Por el valle se respira un olor que me recuerda al de las eras cuando se estaba trillando y el sol calentaba la paja, esto aún me da mas sensación de calor. Voy deseando llegar a la collada a ver si sopla algo de viento que refresque un poco y me seque el sudor.

Collado de Tejerina
 Ya una vez en el collado de Tejerina, no es que sople mucho el viento, pero algo refresca y al abrirse el paisaje, es todo mas agradable

Collado de Tejerina
Por un lado tengo a la vista la montaña palentina con el Espigüete, como siempre dominando el paisaje, por el otro el valle de Peña Lampa, con el pico Loto a la izquierda y la Piedra del Agua a la derecha y cerrándolo por el lado opuesto, el Sestil de la Prada

Valle de Peña Lampa
 A partir de aquí la pendiente es mas tendida y con el ligero viento que corre el camino es mas llevadero por la ladera del Cueto Mancebo, al ganar algo de altura se puede ver el agua del pantano de Riaño a los pies de Las Pintas

Las Pintas
 Y poco a poco se va dejando ver la cima del Pico Loto sobre la hierba seca y amarillenta que puebla dicha ladera

Pico Loto
 Al sobrepasar el Cueto Mancebo se muestra ante mi el camino que me queda por recorrer hasta la cima, toda una cresta rocosa por la que no acabo de ver muy claro el camino a seguir.

Pico Loto
 Antes de continuar camino me entretengo contemplando la panorámica que tengo desde ahí

Cresta de Pico Loto
 Prosigo camino entre las rocas, pasando de un lado a otro de la cresta, siempre buscando el camino mas fácil, ya una vez en la cara sur tengo una espléndida vista sobre el pueblo de Tejerina y todo su contorno.

La Peña y Tejerina
 En esta cara sur el calor vuelve a apretar de lo lindo, ya que no corre una brizna de aire y el señor sol da de plano sobre la roca, pero sigo ganando altura sorteando rocas, unas veces toca subir y otras bajar, pero trepa que te trepa llego hasta la colladina que hay entre la cresta y la cima del pico, desde ahí cuatro pasos mal contados y ya estoy pisando la cima del Loto.

Pisando la cima
 Desde aquí veo todo el perfil de la cresta, desde abajo parecía mas corta y sencilla, pero desde este punto, la cosa se ve mas real y se aprecia mejor su dificultad.

Cresta del Loto
 Pero ya estoy arriba, ahora se trata de disfrutar, me descargo la mochila y me dispongo a reponer fuerzas mientras contemplo el paisaje .
Como en otras muchas cumbres hay un vértice geodésico

La cima
 Pero lo que mas me llama la atención es el curioso buzón, de lo mas original que me he encontrado por ahí.

El buzon
 Mientras estoy comiendo, veo como se forma una nube delante de mis ojos, de la nada y en unos minutos ha ido creciendo quedando solitaria en medio del cielo azul

La montaña palentina
 Tras disfrutar un rato de la sensación de sentirme el rey del mundo, teniendo todos mis dominios a mis pies, aunque nunca tengo ganas de bajar, no queda otra que empezar con el descenso hacia la tierra y alejarme del cielo.
Decido bajar por la cara opuesta a donde he subido, entre otras cosas evito tener que descender por toda la cresta de rocas y se ve el camino mas fácil, ya que por este lado las laderas son mas suaves y de pastos en vez de roca.
También tengo otras perspectivas del entorno, así como de la entrada al valle por la Hoz Oscura

La Hoz Oscura
 Siguiendo por la ladera del Pico Hato, el Pantano de Riaño se muestra como una mancha, reflejando el color azul del cielo en medio de la montaña

Pantano de Riaño
 Siguiendo montaña abajo echo un vistazo a la cara oeste del Loto, por este lado parece la espalda de un dragón


Pico Loto
 Una vez rodeado el Pico Hato, las Pintas tapan al resto de peñas, es como un paredón que cierra el horizonte

Las Pintas
Cuando me voy acercando al Sestil de la Prada me llama la atención las formaciones rocosas configurando curiosas figuras
He intentado averiguar si estas formaciones tienen algún nombre, pero no he encontrado ninguna referencia a ellas, ni en mapas de la zona, ni en internet, que digo yo que valdría la pena bautizarlas

El Sestil de la Prada
 Paso por lo que parece una avenida entre las rocas, semejante a la entrada a un templo de la antigüedad y en este caso el Jano, parece ser el templo

El Jano desde el Sestil de la Prada
 Ya desde aquí retomo el sendero del Puerto de Horcadas bajando en dirección a la Hoz Oscura nuevamente, antes dirijo mi mirada hacia el valle, esta vez teniendo al fondo la Collada de Tejerina

Valle de Peña Lampa
Y recorro con la mirada toda la pateada que me he pegado y pensando en lo que he sudado para remontar el valle, siento la boca seca y la cantimplora ya está vacía, daría cualquier cosa por una cerveza fría.


La pateada
Y la montaña siempre tiene alguna sorpresa escondida, esta vez en forma de fuente, en medio de la roca manan seis caños de agua, no es cerveza pero en este caso se agradece lo mismo, es un regalo de la montaña, lleno la cantimplora y casi la vuelvo a vaciar de un trago, el agua esta fría casi hace daño en los dientes al beberla, pero lleno otra vez la cantimplora y esta vez sorbo a sorbo voy saboreando el regalo de la montaña.
Por cierto no se por que le llaman Fuente El Chorro, cuando tiene seis, pero bueno, lo de menos es el nombre.

Fuente El Chorro
 Ya refrescado y aplacada la sed, un paseo por la Hoz Oscura, que sigue estando fresca a pesar del calor del valle y llego donde había dejado el coche y vuelta a casa.
La verdad que he sudado como hacia tiempo, pero ha valido la pena, ha sido una jornada maravillosa pateando riscos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada