Bienvenida

Bienvenid@s a este pequeño rincón cibernético

domingo, 25 de septiembre de 2011

Peñacorada por la ruta clasica

En la montaña hay un dicho que dice que empieces a subir como un viejo si quieres llegar a la cima como un joven, esto me viene a la mente por que precisamente esta ruta comienza justo delante de la residencia de ancianos de Cistierna

Aparcamiento de la residencia
Por aquí tomamos el sendero que discurre sobre el cauce del reguero de Aguasalio en medio de los pinos que pueblan la ladera de la peña

Pinar de Aguasalio
Siguiendo el sendero un poco mas arriba se encuentra la cueva de la nevera, un pozo donde antiguamente iba la gente del pueblo a buscar hielo para las antiguas neveras, de ahí su nombre, tambien en tiempos cuando no había tantas captaciones de agua por la zona, se formaba una cascada que ahora solo cae agua en contadas ocasiones, después de que haya habido alguna lluvia muy fuerte

Cascada de la cueva de la Nevera
El sendero nos lleva hasta la pista que por en medio del pinar nos llevara hasta el collado de los ratones por encima del hayedo

La pista
Quizás sea la parte mas monótona de la subida ya que trascurre en medio del pinar sin apenas tener una vista mas allá de pinos y mas pinos y sin ninguna dificultad
Ya a pocos metros de la collada hay una fuente con abrevadero para el ganado que aprovecho para llenar la cantimplora, echar un trago de agua fresca, hacer la foto y todo esto como excusa para descansar un poco.

Fuente de la Collada de los Ratones
Ya unos metros mas arriba se llega a la collada y se abre el valle de Fuentes a nuestros pies

Valle de Fuentes de Peñacorada


El viento fresco que sopla en la collada se agradece en la cara y seca el sudor de la primera pendiente un tanto durilla que de otra forma me haría sudar a la gota gorda, pero llevo el polar puesto y todavía no sobra

Primer Pico de Peñacorada
Ya tras la pendiente llego al cordal del macizo, detrás ha quedado el primer pico que queda justo sobre Cistierna, a partir de aquí el camino es para disfrutar, ya que trascurre por medio de pequeños valles ondulándose, arriba y abajo para dar un agradable paseo con increíbles vistas


2º pico (Pico Corbero)
Por aquí llego a la altura del pico Corbero, el 2º en altura de la peña, con una ascensión bastante fácil por laderas de pastos

Cima del Corbero
Desde la cima, al oeste tenemos el tercer pico, el punto mas alto de la peña, un pequeño descanso y desciendo para continuar camino hacia él


Pico Corbero y Pico de Peñacorada
Desde el valle tengo a la vista los dos picos, con los pastos un tanto agostados por el sol y la falta de lluvia, el sol ya empieza a calentar pero el vientecillo fresco que sopla, hace mas llevadero el camino


Estos son mis dominios
Siguiendo por el cordal tengo a la vista todos picos y colladas por donde suelo dar mis paseos, el valle de Sta Maria, la collada Genciana, el Moro, la Rionda, el collado de Argovejo, el Cerroso, collada de Trapa, Peña Verde, Los Castros, el Campriondo, me entretengo señalándolos como si de un examen se tratara

Pico de Peñacorada
Ya solo queda delante el tercer pico, aproximando con el zoon, puedo ver el mojón que marca la cima

Pico de Peñacorada
Otro valle mas y ya alcanzare la ladera, me llama la atención que algunos de estos valles no tienen salida, por lo que pienso que cuando en invierno se llenan de nieve, la única salida que tienen para el agua del deshielo es filtrándose por el fondo, así no es de extrañar la cantidad de fuentes que hay por los alrededores de la peña.

Un último esfuerzo
Tras pasar por un estrecho sendero por la ladera norte llego al pie del último pico, la pendiente se pone empinada y ademas es todo guijarros sueltos lo que dificulta un tanto la ascensión, pero poco a poco voy acercándome a la meta, aquí ya ni el vientecillo es capaz de sofocar el sudor, así que me quito el polar que hasta este momento no me había estorbado lo mas mínimo.

Cima de Peñacorada
Y por fin la cima, es la segunda vez que llego hasta ella, pero la sensación es tan agradable, el sol, el viento, el silencio y los horizontes tan diferentes, por un lado como un mar en el que las montañas fueran sus olas, por el otro la extensa meseta que parece no tener fin

La meseta



..................................................................




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada