Bienvenida

Bienvenid@s a este pequeño rincón cibernético

lunes, 2 de enero de 2012

Entre nubes y nieve

Llegamos a Argovejo envuelto por la niebla, pero con el animo en el cuerpo para alcanzar el Aguasalio, el Roscas y el Cerroso
En Argovejo

 Tras un café, emprendimos la marcha en medio de la niebla, superamos el hayedo y encontramos el sol
, mirando hacia atrás vemos un mar de nubes sobre el valle y enfrente el Jaido
El Jaido

 Por delante tenemos a la vista el Puerto Tejedo con todo el cresteo que nos queda por hacer
La ruta

 Llegamos al "contadero", un paso estrecho en el que los pastores contaban las ovejas del rebaño al entrar en el valle; nos encontramos con un rudimentario artilugio para localizar el pozo de nieve
El "Contadero"

 Antes de enfilar hacia la ladera del Aguasalio un vistazo a la collada de Argovejo por donde tenemos que pasar para subir al Cerroso
Puerto Tejero

 La peña Cebedo parece separar las nubes de la nieve
Puerto Tejedo


 Al empezar la ascensión se va ampliando la vista sobre las nubes
Entre nubes y nieve



Y a lo lejos podemos ver los Mampodres cubiertos de nieve
Ladera del Aguasalio

 Ya en la cima del Aguasalio vemos como el mar de nubes lo cubre todo
Las cumbres

 Por un lado y otro

En el Aguasalio

 Ahí abajo tiene que estar la meseta, pero las nubes lo esconden todo
Contemplando el panorama

 Sobre las nubes contemplamos el Jaido y las Pintas, a lo lejos asoman los Picos de Europa nevados
El Jaido y las Pintas

 Hacia el Cerroso lo tenemos todo con una capa de nieve que nos va a dificultar la travesía
El Cerroso

 La cima parece una isla en un mar de nubes
Cima del Aguasalio

 A continuar camino
Empieza el cresteo

 Después de dejar la cima del Aguasalio vuelta a subir hacia el Roscas
Lo que queda por crestear

 Un vistazo hacia la collada donde pasaremos hacia las laderas sur y dejaremos la nieve
Collada de Argovejo

 Por entre rocas y nieve vamos alcanzando la cresta
Llegamos al cresteo


 Y las nubes empiezan a moverse y sobrepasan la cresta
Cresteando hacia el Roscas


 Atrás queda el Aguasalio
Mirando atrás 

 Parece que hay marejadilla en las nubes y por momentos se ven mas arriba o abajo
El Aguasalio

 Y llegamos al Roscas, la nieve helada pone las cosas difíciles
El Roscas

 Las laderas que dan a Aleje al oeste están limpias de nieve
Laderas de Aleje

 Aquí nos dividimos unos deciden hacer cima en el roscas y otros nos decantamos por rodearlo, mi intención era subir pero un resbalón en una placa de hielo me hizo bajar unos metros de golpe con el culo arrastras, lo que me decidió por la segunda opción, e ir por la ladera hasta la collada, tal como estaba la ladera, no se cual de las dos opciones era mejor
Collada de Argovejo
 En la collada nos volvimos a juntar los dos grupos, algunos decidieron dejar el Cerroso para otra oportunidad y bajaron por el puerto Tejedo hasta Argovejo
Puerto Tejedo

 Con un poco de zoom los Mampodres no están tan lejos
Macizo del Mampodre
 Las nubes no paran y ahora cubren casi todo el recorrido que hemos hecho, suerte que ya hemos ganado altura por la ladera sur del Cerroso y vamos por encima de ellas
Peña Rionda y el Roscas

 Hacia levante vemos el Espigüete al otro lado del mar
El Espigüete

 Las nubes saltan por las colladas
En la ladera del Cerroso

 El puerto Tejedo queda protegido por las crestas de la inundación de nubes
El Puerto Tejedo
 El Moro y la Rionda son como la proa de un barco abriendo las nubes
La Rionda y el Moro

 Y Peñacorada es solo un islote en mitad del mar
Peñacorada

 Ya casi en la cima y al valle de Pico Moro ya lo calienta el sol
Laderas de la Rionda y el Roscas

 La peña Cebedo es como un rompeolas
Peña Cebedo

 Las nubes empiezan a bajar y van asomando mas peñas
Picos de Europa

 Pero en la bajada parece que no nos quemara el sol
El Espigüete en la otra orilla

 Que mejor sitio para comer que encima de las nubes resguardados del ligero vientecillo que se va levantando
Comida sobre las nubes

 Un vistazo desde la cima
Cima del Cerrroso

 Un café y chupito de orujo y vamos para abajo
Descendiendo hacia las nubes

 Tras una vertiginosa bajada entre nieve, nubes y hayas llegamos al Riachín
Riachín

 Cada vez que paso por este paraje me da la impresión de estar en un bosque encantado
Riachín

 No me canso de fotografiarlo
Riachín

Y con unas birras en Argovejo dimos por finalizada la la ruta entre nieve y nubes

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada