Bienvenida

Bienvenid@s a este pequeño rincón cibernético

jueves, 18 de noviembre de 2010

Añorando la montaña

Aquí perdido en la gran urbe, no hago mas que mirar las fotos de esas montañas en las que tuve la suerte de pasar unos meses y que tanto añoro al salir a la calle y no ver otra cosa que edificios y edificios y para poder ver un cachito de cielo, casi me tengo que desnucar mirando hacia arriba, por no hablar del horizonte, a no mas de 15 m.
Mirando las fotos recuerdo una tarde siguiendo la pista que va de Ocejo de la Peña a Ferreras del Puerto, al llegar a la collada de Ferreras la vista es un espectáculo.

Collada de Ferreras

Allí encontramos a unas mujeres del pueblo que nos indicaron que siguiendo por una pista que salia a la derecha podíamos llegar a la Mata de Monteagudo, y no lo pensé dos veces, así que tire hacia la Mata, ya que esta iba hacia arriba bordeando el Campriondo
Ganando altura, a nuestra vista el Cerroso y la Rionda  van cerrando el horizonte

Pico Cerroso y Peña Rionda
Según remontamos por la pista, podemos ver Ferreras al fondo del valle y como no, dominando la vista hacia el este, el majestuoso Espigüete en la montaña palentina.

Ferreras del Puerto
Continuando camino hacia La Mata me encuentro un cruce y sin dudar en vez de seguir hacia abajo que es por donde se va a La Mata, tomo el caminos que sigue hacia arriba, quiero saber hasta donde llega, al poco otro cruce y vuelvo a tomar la misma decisión, siempre hacia arriba y ¡sorpresa! llego a una collada al lado mismo de la cima del Campriondo, desde aquí la ascensión hasta la cima es un paseo y las vistas al atardecer un gozo para los ojos.

Atardecer sobre el valle de Sabero
Es ya tarde para la ascensión en poco rato oscurecerá, así que vuelta atrás y tomo dirección a La Mata y de ahí hacia Cistierna

Collada de La Mata de Monteagudo
Unos días mas tarde me viene de capricho ir a almorzar a la cima del Campriondo, así que monto en el viejo Patrol y tiramos hacia Ocejo y de ahí hasta la collada donde había estado unos días atrás.
La mañana invitaba a patear por los montes.

ladera del Campriondo
 Siguiendo una pequeña senda por entre las rocas que tapan la cima, llego hasta la que es la verdadera ladera de la cima, dando vista hacia las cumbres que dominan la zona

El Moro, la Rioda, el Cerroso y el Campriondo

Viendo lo que me queda a la vista, me encamino hacia el cordal, aquí ya no hay sendero pero no hay perdida, la subida es bastante suave hasta el cordal y al llegar a la cresta se amplia el horizonte y las vistas son un regalo

panorámica desde el cordal del Campriondo
Sigo subiendo hacia la cima y la ladera no es tan suave como parecía en un principio, desde donde estoy me me da la impresión de estar viendo la pirámide de Keops desde la base

el Campriondo

No hay que pensarselo, así que sigo ascendiendo entre las rocas, a pesar de que el sol aprieta de lo lindo, gracias al ligero vientecillo que sopla en el cordal, no se nota mucho calor, cosa que se agradece mientras voy ascendiendo poco a poco.
Ya a pocos metros de la cumbre la visión de toda la montaña con la cima en medio es toda una recompensa

cumbre del Campriondo
 La cima parece una atalaya, teniendo unas vistas preciosas de los picos y valles que lo rodean

Peñacorada y Castillón de Fuentes

Ocejo de la Peña con Pico Moro, Peña Rionda y Pico Cerroso

Peña Los Castros y Picos de Europa al fondo

Ante semejante panorama me dije es el momento oportuno de dar cuenta de lo que llevo en la mochila, hay que ver que bueno sabe todo en estos lugares.
Ya con el estomago lleno me dedique a hacer alguna que otra foto.
La Peña Los Castros  vista desde arriba parece tal que un castillo

Peña Los Castros

Los Picos de Europa siempre espectaculares

Macizo Central de los Picos de Europa

 Mirando hacia el oriente en la montaña palentina, siempre dominando el paisaje el Espigüete

El Espigüete
Hacia el sur algo mas modesto, se alza el Castillón de Fuentes

Castillón de Fuentes

Ya solo queda recoger la mochila y bajar hasta el coche,

Cima del Campriondo

 al bajar decidí bajar por otra pista a ver donde iba a parar y mira por donde me llevo directamente a Ocejo, por medio de hayedos y barrancos, la pista se las trae, no hice ninguna foto estaba demasiado ocupado con el volante ;)



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada